Please note: Our next available delivery date is April 20, 2019. You may still place your online order today for delivery on or after this date. We apologize for the inconvenience.
200 Tennessee Blvd, Watertown, TN 37184
llamada gratuita: 866-376-8480  

  carnation Clavel
"¡Claveles y mi primer amor!
Él, de diecisiete años,
y yo con sólo doce: entre los dos,
un vasto abismo."
- Margaret Widdemer, Claveles

Origen del nombre e historia

El clavel, que el botánico griego Teofrasto denominó originalmente dianthus, proviene del cercano oriente y se lo cultiva desde hace 2.000 años. Algunos estudiosos creen que el nombre "clavel" (en inglés, "carnation"), proviene de "coronación" o "corona" (de flores), ya que era una de las flores utilizadas en las coronas ceremoniales de los griegos. Otros creen que el nombre deriva de la palabra griega carnis (carne), que se refiere al color original de la flor, o de incarnacyon (encarnación), que alude a la encarnación de Dios en Jesucristo.

Sentimientos & simbolismo

Los antiguos romanos llamaban a los claveles "flor de Júpiter", en homenaje a uno de los dioses que amaban. En Corea, las jóvenes se ponen tres claveles en el pelo para conocer su destino. Si el primero que muere es el de arriba, los últimos años de su vida serán difíciles; si es el del medio, los años más penosos de su vida serán los primeros. Pero lo peor es que muera primero el de abajo: ¡la pobre joven será desdichada toda su vida!

Significado de los colores

En general, los claves expresan amor, fascinación y distinción. Los claveles de color rojo claro representan la admiración, mientras que los que son rojo oscuro denotan amor y afecto profundos. Los claveles blancos indican amor puro y buena suerte; los estriados simbolizan el lamento de que un amor no pueda ser compartido. Los verdes son para el día de San Patricio; los púrpura simbolizan un carácter inestable.

Los claveles rosa son los que tienen la mayor importancia simbólica e histórica. Según una leyenda cristiana, los claveles aparecieron por primera vez en la tierra cuando Jesús cargó con la cruz. La Virgen María lloró ante el sufrimiento de Jesús y, en los lugares en que habían caído sus lágrimas, nacieron claveles. Así, el clavel rosa se convirtió en el símbolo del amor eterno de una madre y, en 1907, Ann Jarvis lo eligió como el emblema del día de la madre, que hoy se festeja en los Estados Unidos y Canadá el segundo domingo de mayo.